Preguntas frecuentes

¿Cual es la posición del ISM sobre los atentados suicidas?

Los ataques contra civiles inocentes, sean israelíes o palestinos, están prohibidos según la mayoría de las interpretaciones del derecho internacional y el ISM no busca otra cosa que la aplicación del derecho inernacional para israelíes y palestinos. Nos oponemos a los atentados suicidas, sobre todo cuando van dirigidos contra civiles. Ahora bien, no creemos que ésta sea una táctica más brutal que lanzar  bombas desde un avión de caza contra viviendas donde viven civiles, disparar bombas desde un tanque contra una calle llena de gente o poner dinamita en la casa de una familia. Todos son actos brutales y repulsivos.

Pero además de poner fin a los ataques israelíes y palestinos contra civiles inocentes, para que se respete la legislación internacional hace falta acabar con una larga serie de violaciones a la misma por parte de Israel. Tanto la ocupación militar de Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza como la construcción de asentamientos israelíes en los Territorios Ocupados, la confiscación y destrucción de tierras y casas palestinas, las restricciones de movimiento impuestas a los palestinos de los Territorios Ocupados mediante checkpoints, road blocks, toques de queda, negación del derecho de los palestinos a la salud, a la educación y al trabajo, detención arbitraria y formas múltiples de castigos colectivos constituyen serias e inaceptables violaciones del derecho internacional.

Para impedir que se ataque a los civiles israelíes hay que mirar al origen de la violencia y actuar en consecuencia, en vez de discutir si tal acto de violencia es peor que tal otro. Hay que tratar la enfermedad de toda la violencia y no sólo uno de sus síntomas.

El hecho de que algunos palestinos se hayan transformado en armas no es algo inherente a los palestinos o musulmanes. Más bien es un arma trágica en manos de aquellos que no tienen nada más con que luchar. Esto no justifica la acción. El ISM sostiene que ambos lados tendrían que dejar todas las acciones militares y optar por alternativas no violentas. Es más, nuestra experiencia nos lleva a la conclusión de que mientras dure la ocupación y se niegue a los palestinos la libertad, los derechos humanos y la autodeterminación habrá quien use la violencia contra la violencia subyacente, sistemática y fundamental de la ocupación.

La comunidad palestina es casi unánime en querer el final de la violencia por ambas partes, empezando con el final de la ocupación. El ISM se une a la mayoría de la comunidad palestina en este llamamiento.

El ISM busca acabar con la violencia a través de la resistencia activa no violenta a la ocupación. El gobierno israelí lleva tiempo aplastando la resistencia pacífica. Estamos trabajando para desarrollar una vía alternativa de resistencia no violenta que pueda ser eficaz. Seguiremos adelante y os invitamos a uniros a nosotros.

¿El ISM protege a terroristas?

Los que nos quieren hacer callar acusan al ISM “de dar cobijo y protección a terroristas”. La intención del gobierno israelí siempre ha sido considerar cualquier palestino hombre, mujer o niño/a como sospechoso de “terrorismo”. Así es como el gobierno israelí pretende justificar la fuerza brutal que lleva tiempo utilizando contra una población en su mayoría desarmada. Es el racionamiento detrás del uso de castigos colectivos, para encerrar a los palestinos en sus aldeas y pueblos y para quitarles sus derechos humanos.

El ISM apoya las protestas de las comunidades palestinas contra los castigos colectivos tales como los checkpoints, road blocks, redadas, toques de queda y destrucciones de casas y da ánimos a las acciones populares no violentas contra ellos. Por esta razón se acusa con falsedad a los voluntarios del entorno del ISM de “proteger a terroristas”.

Se mencionan a menudo dos incidentes particulares para desacreditar al ISM:

El primer incidente ocurrió el 27 de marzo de 2003. Jenin llevaba varios días bajo toque de queda militar. Las patrullas del ejército israelí detenían a toda persona que estuviera en la calle por el simple hecho de no estar en sus casas. Shadi Sukiya de 23 años llegó al despacho del ISM a Jenin en mitad de la noche. Estaba empapado, temblando y aterrorizado. Los miembros del ISM que estaban presentes no hablaban árabe lo suficiente y Sukiya no hablaba nada de inglés. Le dieron una muda de cambio, una bebida caliente y una manta. Poco después, unos soldados israelíes entraron en el edificio y detuvieron a Sukiya. Los soldados que entraron al despacho del ISM destrozaron muchas  de las pertinencias de los voluntarios del ISM. A pesar de que los soldados pretendieran luego haber estado en situación de peligro, tuvieron el tiempo suficiente de tirar la ropa de los voluntarios por el suelo y romper huevos sobre ellas. En un comunicado entregado a Associated Press, los militares israelíes afirmaban que Sukiya era dirigente de la Jihad Islámica, que se había encontrado una pistola en el despacho del ISM y que dos miembros del ISM estaban escondiendo a Sukiya. Antes de que los soldados se fueran del edificio y de sus alrededores ya habían llegado todos los voluntarios del ISM presentes en Jenin al despacho o a las inmediaciones del edificio. A ninguno de ellos se le detuvo, ni se le arrestó ni siquiera se le interrogó seriamente, lo cual demuestra lo absurdo de las afirmaciones que luego hicieran los militares.

Cuando se le pidió pruebas de estas alegaciones, los militares cambiaron su historia: “la información que se facilitó al principio era falsa”, dijo un portavoz militar israelí y entonces “ya no quedaba claro” donde se había encontrado la pistola. Esto dio que pensar a Associated Press que primero había divulgado la historia y publicó un rectificado el 29 de marzo de 2003, que llevaba título “el ejército rectifica detalles sobre la detención de un militante deléMovimiento de la Solidaridad Internacional”.

El segundo incidente se produjo el viernes 25 de abril de 2003 cuando el ISM organizó un acto público de homenaje a Rachel Corrie, una voluntaria americana del ISM que murió aplastada por un bulldozer del ejército israelí. Unos quince minutos antes de empezar el acto un grupo de seis ciudadanos británicos llegó al piso del ISM, entre ellos dos jóvenes musulmanes británicos, Asif Hanif y Omar Khan Sharif. Los otros cuatros ciudadanos británicos tenían la intención de organizar un campo de verano en Gaza en colaboración con palestinos de Rafah, tres italianos y algunos otros. Los cinco miembros del grupo del ISM  sirvieron té a los visitantes y después de hablar durante unos quince minutos todos se fueron para presenciar el acto. Cualquiera – palestino, israelí o internacional – podía venir y rendir homenaje. Luego se describó a Hanif y Sharif como tranquilos, que hablaban poco limitándose a decir que era “turistas alternativos”. Unos pocos minutos después de que empezara el acto, apareció un tanque del ejército israelí y lanzó gas lacrimógeno contra los participantes en el acto. Hanif y Sharif se fueron y ni se les volvió a ver, ni volvieron a estar en contacto con nadie del ISM.

Poco después, ambos perpetraron un atentado suicida. Ni siquiera estuvieron en relación con el ISM por más de una hora. Antes de asistir al acto, nunca habían contactado con el ISM, nunca se habían registrado con nosotros y nunca siguieron nuestra formación y orientación obligatoria.

La acusación de que el Movimiento de la Solidaridad Internacional “protege terroristas” es falsa y sólo la formulan aquellos que intentan difamar los miles de voluntarios que animados por los principios de la justicia y la paz vienen de todo el mundo, se hacen testigos de la crueldad de la ocupación y trabajan sin usar la violencia para acabar con ella. Es una acusación entre tantas para intentar difamar a los voluntarios del ISM y no merece que se tome en serio.

¿No es cierto que Tom Hurndall, uno de vuestros miembros, llevaba un arma cuando lo dispararon?

No. Es cierto que el informe inicial del ejército israelí sobre la muerte de Tom Hurndall hacía esta alegación. Desde entonces, el ejército israelí se retractó de esta afirmación bajo la presión intensa de diversas organizaciones y una investigación llevada a cabo por la familia Hurndall.

Para saber más sobre la vida y muerte de Tom Hurndall así como la campaña por la justicia que su familia está llevando a cabo visite The Thomas Hurndall Fund.

¿Y Rachel Corrie? ¿La mataron cuando intentaba proteger una casa que tenía un túnel  para hacer llevar armas a terroristas, no es así?

No. A Rachel la mataron cuando intentaba salvar la casa de un farmacéutico, el Dr. Samir Nasrallah de Rafah en la Franja de Gaza. En ningún momento el ejército israelí ha enseñado prueba alguna de la existencia de un túnel bajo la casa del Dr. Nasrallah ni tampoco en los alrededores. Por desgracia, la casa fue destruida en septiembre del 2003, dejando que el Dr Nasrallah y su familia se conviertan en unos más entre los millares de civiles palestinos que han perdido su hogar por la acción del ejército y del gobierno israelíes desde hace 45 años.

La familia de Rachel ha creado una fundación que lleva su nombre para contribuir a la resolución del conflicto y la defensa de los derechos  de los palestinos. Ha interpuesto una demanda judicial contra el gobierno israelí y el juicio se está desarrollando en estos meses.

Para saber más sobre la vida y muerte de Rachel así como el trabajo que su familia está llevando a cabo por la justicia y la paz, visite Rachel Corrie Foundation.

¿Por qué no protegéis los autobuses y bares en Israel que padecen atentados suicidas?

Creemos que para detener el ciclo de violencia y contra-violencia, hay que resolver las causas fundamentales del conflicto, es decir la ocupación militar y la violencia israelíes. Unificando nuestros esfuerzos contra las medidas políticas que alimentan la violencia, podemos contribuir a crear y mantener un entorno estable y seguro que proteja a todos en igualdad.

El ISM trabaja en los Territorios Palestinos Ocupados porque la ocupación es la causa fundamental de la violencia actual. Nuestra misión no es dar protección contra atentados sino aportar apoyo internacional a las comunidades palestinas y organizaciones de base que se dedican a la resistencia no violenta.

Para la protección de la población israelí, existe un aparato de seguridad moderno, bien equipado que incluye inteligencia y sistemas de vigilancia sofisticados y unidades anti-terroristas además del ejército regular y de las unidades paramilitares. El pueblo palestino no tiene nada de esto. Aunque pasamos la mayoría de nuestro tiempo en los Territorios Ocupados, nuestros voluntarios en Israel utilizan autobuses israelíes y van a bares como todo el mundo. Pero la seguridad y el bienestar de todos nuestros voluntarios israelíes nos preocupa de la misma manera.

Creemos que acabar con la ocupación y conseguir la justicia para los palestinos aportará la paz para los civiles israelíes. Un movimiento palestino no violento más fuerte y más exitoso dará de la misma manera a los palestinos una opción viable que no implique usar la violencia o atacar civiles.

Por desgracia, el gobierno israelí sigue oprimiendo a la resistencia no violenta palestina poniendo así en peligro a los civiles israelíes ya que dejan a los palestinos sin esperanza y con pocas opciones.

Además, hay varias organizaciones que obran en Israel para proteger y asistir a los ciudadanos israelíes. Muchas de estas organizaciones reciben mucho dinero por parte de ciudadanos extranjeros y no les faltan recursos. Hay pocas organizaciones internacionales que persigan los mismos fines en los Territorios Palestinos Ocupados. Por eso es por lo que el ISM se mantiene firme en su compromiso de participar en la resistencia palestina no violenta en los Territorios Palestinos Ocupados.

¿El ISM está afiliado a algún partido político?

No. El ISM no está afiliado a ningún partido político. El movimiento está abierto a todas las personas y grupos que opten por la acción directa no violenta y otras formas de resistencia no armada como método para confrontar y desafiar la ocupación israelí. Trabajamos con organizaciones comunitarias de base, consejos municipales, ONGs y partidos políticos palestinos.

El ISM no recibe fondos de ningún partido político palestino, ni tampoco de la Autoridad Palestina. Nuestra financiación viene de ciudadanos particulares en comunidades de todo el mundo, principalmente de Estados Unidos y Europa. Si queréis apoyar al ISM, rogamos se planteen hacer una aportación económica aquí [si tiene alguna duda de cómo realizar la donación, escríbenos].

¿En vuestra página web, dais consejos a los voluntarios para mentir a las autoridades israelíes y acceder al país y a los Territorios Ocupados? ¿Por qué?

Desde hace unos años, el gobierno israelí mantiene una política de denegar el acceso a trabajadores internacionales de derechos humanos. Esto no se limita a los voluntarios del ISM ya que otros  voluntarios también han sido objetivos de esta política, como miembros del Christian Peacemaker Team en Hebrón, de Amnesty International, de Human Rights Watch y hasta empleados de Naciones Unidas.

Bajo las leyes tanto israelíes como internacionales, los trabajadores de derechos humanos tienen el derecho, como observadores internacionales ,de visitar tanto Israel como los Territorios Palestinos Ocupados. El ISM no aconseja a sus voluntarios a que mientan, pero queja bastante claro que si declaran  su intención de trabajar con el ISM, el gobierno israelí les negará muy probablemente el acceso, violando así la legislación internacional.

¿Sois antisemitas, verdad?

No. La cantidad de voluntarios nuestros en activo va variando pero según estimaciones razonables, de un 15% a 20% de ellos son judíos. Muchas organizaciones judías, ya sea dentro o fuera de Israel, dan apoyo a los objetivos y esfuerzos del ISM. Dos de los fundadores del ISM – Neta Golan, israelí y Adam Shapiro, estadounidense – son judíos. El ISM se opone a la ocupación actual del pueblo palestino, la confiscación de tierras, los check-points, las redadas de casas, los asesinatos, los toques de queda, los cierres, las destrucciones de casas y demás formas de castigos colectivos y humillaciones que el gobierno y las fuerzas armadas israelíes imponen a una población ampliamente indefensa. El ISM no se opone a nadie, a ningún grupo o entidad política por motivo de raza, religión u origen étnico.